Angela Rosales

Comunidad Kasquita, Proyecto Nicaragua Rural

"Soy ama de casa y como todas las demás mujeres de mi comunidad, soy la responsable de acarrear el agua. Dedicamos nuestro tiempo y esfuerzo para que este proyecto fuera una realidad y en el lapso de 9 meses finalizó el proyecto y hoy tenemos agua limpia y saludable. Ahora mis hijos me dicen: '¡Mamá, mamá esta agua está rica, me gusta mucho! Ya no tiene pulpa de café'. El agua es lo más sagrado para mi comunidad. Los niños y las niñas ya no tendrán diarrea ni dolores estomacales".

Comparte en redes sociales:

x
>