Cuatro comunidades indígenas celebran un nuevo sistema de agua en Nicaragua

Hogares, escuelas y un centro de salud se benefician del nuevo sistema de abastecimiento de agua segura por gravedad, que sirve a cuatro comunidades indígenas en Sukuas Abajo, Leymus Kukalaya, Siska y Bocana de Greytown, en el municipio de Puerto Cabezas, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte.

Esta iniciativa del proyecto Nicaragua Rural incluye un sistema de captación y tratamiento de agua, dos tanques de almacenamiento y aproximadamente 48 kilómetros de tuberías, que surtirá de agua segura a más de 1000 personas en sus hogares, las 24 horas del día, durante todo el año.

El sistema también proveerá servicios de agua segura a cuatro escuelas de primaria. La intervención en las escuelas y en el Centro de Salud San Pablo incluyó la construcción de instalaciones higiénico-sanitarias con inodoros y lavamanos, diseñadas para servir a personas con discapacidades.

Robin Centeno presenta la nueva unidad sanitaria del Centro de Salud San Pablo. Foto: WaterAid - Eduardo Rodriguez.

Robin Centeno, enfermera del centro de salud, afirma que estos servicios hacen una gran diferencia.

“Hago lo mejor que puedo para brindar una atención digna a mis pacientes. La dificultad más grande era la falta de letrinas, que son esenciales en un centro de salud. Ahora tenemos inodoros de cisterna y duchas”.

Con la infraestructura disponible, los Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) comunitarios han sido capacitados en gobernanza, gestión de recursos hídricos, y en operación, administración y mantenimiento del sistema. Además, las comunidades cuentan con 18 nuevos promotores de buenas prácticas de higiene, quienes visitan regularmente los hogares para enseñar sobre almacenamiento de agua, hábitos de higiene y lavado de manos.

Como parte de las intervenciones de Arte Social para el Cambio de Comportamiento (SABC) de Nicaragua Rural, a través del teatro comunitario se abordan las prácticas de pago de tarifa y de tratamiento y almacenamiento de agua para consumo en el hogar. Por su parte, emprendedores locales en el área de saneamiento brindan servicios a la comunidad relacionados con la instalación de inodoros. Todo ello contribuye a la sostenibilidad del nuevo sistema de agua.

Miembros de la comunidad en Bocana de Greytown ayudan ayuda a cavar la zanja para el sistema de tuberías. Foto: Pablo Valle, 2019 (WaterAid)

“Una de nuestras prioridades es proveer a las personas de los recursos necesarios para que mantengan a largo plazo sus sistemas de agua”, comenta Germana Fajardo, gerente de país, WaterAid. “Al trabajar con las personas locales y el gobierno regional, ayudamos a reducir la exclusión de estas comunidades indígenas en Nicaragua”.

Más de un millón de personas no tiene acceso a agua segura en Nicaragua. La Región Autónoma de la Costa Caribe Norte tiene una de las tasas más altas de pobreza en el país: casi el 68% de la población rural vive con menos de USD1 por día. Una de las principales barreras para el progreso es el acceso insuficiente a agua segura y saneamiento. Mujeres y niños son habitualmente los más afectados, dado que son responsables de recoger agua varias veces al día, lo que a menudo implica caminar largas distancias, perdiendo oportunidades de educación y generación de ingresos.

Foto de portada: Construcción de un sistema de almacenamiento de agua en la comunidad Leymus Kukalaya. Foto: Pablo Valle, 2019 (WaterAid)

¡Comparte en redes sociales!
>