Mejorando el acceso a agua potable en Latinoamérica: aciertos y retos del Programa Lazos de Agua

septiembre 23, 2020 Agua Saneamiento y/o Higiene (ASH)

A la mitad de su fase de implementación, Lazos de Agua fue evaluado por una firma externa que reveló los aciertos y retos del Programa. Encuentre a continuación hallazgos de esta evaluación, útiles para para el sector de agua, saneamiento e higiene.

El Programa Lazos de Agua llega desde 2016 a comunidades rurales y periurbanas de América Latina para facilitar el acceso sostenible a agua segura, saneamiento e higiene (ASH) para alrededor de 200 000 personas, a diciembre de 2022. Desde entonces y hasta hoy, adaptándose según los desafíos que ha traído consigo la pandemia, el Programa trabaja con comunidades, gobiernos y una diversidad de actores locales a través de sus socios de ejecución en Colombia, Guatemala, México, Nicaragua y Paraguay.

Entre agosto de 2019 y marzo de 2020, la firma Hydroconseil, llevó a cabo la evaluación intermedia de Lazos de Agua, identificando lecciones aprendidas y buenas prácticas con respecto a la primera mitad de su fase de implementación.

Aprovechando retos y oportunidades para ser pertinente, eficiente, eficaz y sostenible

El Programa fue analizado a través de cinco criterios de evaluación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE): pertinencia, eficiencia, eficacia, impacto y sostenibilidad, los cuales son parte de las normas y estándares mundiales de evaluación para programas de desarrollo.

Pertinencia

los hallazgos de la evaluación1 confirmaron que el objetivo del Programa, con respecto a incrementar la cobertura de servicios de ASH en zonas rurales y periurbanas de América Latina, es muy pertinente, ya que:

  • Lazos de Agua se desarrolla en una región en la que la proporción de la población rural sin servicios básicos de agua potable es de más de 12%; sin servicios básicos de saneamiento, de más de 30%; y sin servicios básicos de higiene, de más de 40% (PCM, 2017)2
  • El Programa está alineado con las prioridades, políticas y estrategias actuales a nivel nacional o local de los países en los que se desarrolla; y se asocia con entidades nacionales para la implementación o financiamiento de ciertos componentes. En este aspecto, el reto ha sido la coordinación entre socios gubernamentales y no gubernamentales que pueden no tener experiencia trabajando en conjunto. Este proceso, que puede resultar largo y demandante, debe tenerse en cuenta durante la planeación de cualquier programa. 
  • El modelo A·B·C para la SostenibilidadTM y el enfoque Arte Social para el Cambio de ComportamientoTM (SABC por sus siglas en inglés), ambos creados por One Drop y con los que se implementa Lazos de Agua, son percibidos por diversos actores del Programa como una respuesta válida a los desafíos de la sostenibilidad de programas ASH convencionales. Estos actores reconocieron que el valor agregado del Programa es fortalecer las capacidades locales y abordar el cambio de comportamiento con el fin de mantener a largo plazo los beneficios del acceso a servicios de agua y saneamiento, gestionados de forma segura. 
  • El enfoque SABC ofrece a la población meta un acercamiento lúdico a aspectos ASH e involucra en sus intervenciones a personas de todas las edades y niveles educativos

Nik'te' Hernández, asesora en comunicaciones y monitoreo del Programa Quiché, y miembros de la comunidad de Paquix, Guatemala, reflexionan sobre el lavado de manos con agua y jabón, frente al mural mosaico creado en el marco de las intervenciones SABC del proyecto. Foto: Grupo Armadillo.

Encuentre más sobre los murales mosaico en la página MuraLazos.

Eficiencia

Lazos de Agua es un programa eficiente. La evaluación reveló que el costo por beneficiario de la implementación del Componente A es comparable y en la mayoría de los casos significativamente inferior (de 26% a 49%) al costo proporcionado por el más reciente análisis comparativo internacional3. Así mismo, los costos del Componente B son comparables o inferiores a los costos por beneficiario observados en programas similares.

Eficacia

En términos de eficacia, los resultados de la evaluación mostraron avances, fortalezas y aspectos para mejorar en distintos ángulos:

  • Para asegurar la eficacia del modelo a través del cual se implementa Lazos de Agua, se recomendó optimizar la interacción entre sus tres componentes: Acceso (A), que se refiere a construcción o rehabilitación de infraestructura de agua y/o saneamiento e higiene (ASH), y fortalecimiento de sus operadores; Cambio de comportamiento (B – Behaviour Change), que por medio del enfoque SABC moviliza y empodera a las comunidades para inspirar y activar la adopción de comportamientos clave, y sostener su práctica; y Capital (C), que busca generar un mercado local de ASH a través del acompañamiento a mipymes y la creación de soluciones flexibles de acceso a capital, adaptadas al contexto socioeconómico de las comunidades.
  • Las intervenciones SABC han contribuido a cambiar el comportamiento de participantes, en el marco de los comportamientos meta establecidos al inicio de los proyectos y especialmente los que se refieren al lavado de manos con agua y jabón en momentos clave y al almacenamiento seguro del agua para beber en el hogar. De hecho, a partir del trabajo realizado desde el inicio del Programa, las comunidades participantes tienen más consciencia de la importancia de comportamientos como el lavado de manos, clave en tiempos de pandemia.    
  • Lazos de Agua ha progresado eficazmente en incrementar la cobertura de servicios de agua a través de la construcción de sistemas de abastecimiento de agua y del fortalecimiento de las capacidades de Organizaciones Comunitarias de Servicios de Agua y Saneamiento (OCSAS), encargados de operar, mantener y administrar tales sistemas. Sin embargo, la evaluación recomendó dar mayor énfasis en los servicios de saneamiento e higiene para que el Programa responda eficazmente a las necesidades de la región. 
  • La promoción del comportamiento referente al pago de la tarifa de servicio agua puede ser más eficaz si, junto al fortalecimiento de sus capacidades en temas de liderazgo y administración, se realizan intervenciones de arte social directamente vinculadas al trabajo de las OCSAS. Por ejemplo, como apoyo a las OCSAS, los Organismos Municipales de Agua y Saneamiento en Guatemala realizan difusiones comunitarias de los cortometrajes creados con participantes del Programa Quiché, acerca del pago de la tarifa. 

Impacto

Aunque al momento de realizar la evaluación era todavía temprano para apreciar el impacto del Programa, se encontró evidencia de que:

  • El Programa contribuye a ciertos beneficios socioeconómicos y de salud dentro de las comunidades.
  • Mejores prácticas de higiene y una reducción en la defecación al aire libre han resultado en que los niños y niñas estén menos enfermos por infecciones gastrointestinales.
  • Al contar con una fuente de agua en sus casas, mujeres y niñas ahorran tiempo que anteriormente gastaban en acarrear agua.
  • Algunos participantes también comentaron que al pagar una tarifa por el servicio de agua ahorran dinero, ya que es menos costosa que comprar agua potable a vendedores ambulantes o comercios.

Sostenibilidad

El modelo y enfoque de implementación de Lazos de Agua son fundamentales en la sostenibilidad de los proyectos. En lo que se refiere a garantizar la sostenibilidad de las capacidades desarrolladas dentro de las OCSAS, cuyos miembros suelen rotar frecuentemente, la evaluación señaló que:

  • Es importante que estas organizaciones comunitarias cuenten con el apoyo de instituciones del sector, como los Organismos Municipales de Agua y Saneamiento, en Guatemala; las Asociaciones de Juntas de Saneamiento, en Paraguay; o los Organismos Operadores de Agua Municipales, en México.
  • Cuando los vínculos entre las OCSAS y las instituciones son débiles o inexistentes, un trabajo de promoción o incidencia podría crear o reforzar las relaciones entre las partes, como paso previo al fortalecimiento de capacidades de los miembros de estas organizaciones comunitarias.
  • Otra buena práctica consiste en instruir a tantos miembros de la comunidad como sea posible, incluso aquellos que no hacen parte de las OCSAS.

Los miembros de la Asociación de Juntas de Saneamiento de San Pedro Zona Norte, Paraguay, celebraron el pasado julio de 2020 su segundo aniversario y la asignación de capital semilla por parte de las autoridades locales, lo que beneficiará su gestión de los sistemas de agua en la región. Foto: proyecto Y Kuaa.

Los hallazgos y recomendaciones de esta evaluación intermedia han proporcionado informaciones clave a los socios de ejecución y otros actores del Programa Lazos de Agua, permitiéndoles avanzar con paso firme hacia la segunda mitad de su implementación, además de establecer bases al momento de considerar una ampliación del Programa.

Hoy, la pertinencia de Lazos de Agua se incrementa por su énfasis en la importancia de la higiene y de su práctica adecuada, por parte de los participantes, así como en el trabajo conjunto con gobiernos locales y nacionales para garantizar el acceso a servicios de agua y saneamiento, pues responde tanto a necesidades preexistentes como a la coyuntura por la COVID-19.


  1. Concebida con un enfoque teórico, la evaluación se basó en una combinación de métodos cualitativos y cuantitativos realizando grupos focales y entrevistas semiestructuradas con 489 personas (252 mujeres, 237 hombres) representantes de diversos actores del Programa incluyendo a participantes en comunidades de cuatro países, Líderes de Cambio, miembros de OCSAS, agentes institucionales ASH, instituciones microfinancieras, proveedores de bienes y servicios ASH, representantes gubernamentales, grupos de artistas, socios de ejecución, y a los socios fundadores del Programa: el Banco Interamericano de Desarrollo, Fundación Coca-Cola, Fundación FEMSA y One Drop (también en calidad de socio estratégico de implementación de Lazos de Agua).
  2. Según los estimados más recientes del Programa Conjunto de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF de Monitoreo del Abastecimiento de Agua y del Saneamiento (JMP- Joint Monitoring Programme).
  3. Guy Hutton y Mili Varughese, 2016 – referencia que ha sido utilizada para estimar el costo para cumplir con el SDG6 a nivel mundial.
¡Comparte en redes sociales!
>