Tener agua potable dejó de ser un sueño en comunidades nicaragüenses

El acceso a agua segura para 172 familias de las comunidades de San Pablo, territorio indígena de Tasba Pri en el municipio de Puerto Cabezas, y San Juan Yaró, en Waslala, es realidad gracias a dos nuevos sistemas de agua, inaugurados en enero de 2021

La sostenibilidad de estos sistemas se trabaja desde ya con la participación de la comunidad en los Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) y otros procesos promovidos por WaterAid, socio ejecutor del Proyecto Nicaragua Rural, de Lazos de Agua, a través de las alianzas interinstitucionales con el Gobierno regional y la Alcaldía municipal.

Con estos nuevos miniacueductos por gravedad, 65 familias de San Juan Yaró tienen acceso a agua segura y saneamiento mejorado en escuelas, y 107 familias de San Pablo tienen acceso a agua segura, además de contar con una oficina de funcionamiento del CAPS para planificar, dar seguimiento y organizarse en la gestión de los servicios. Los hombres y mujeres que conforman estos comités son capacitados en diversos temas para lograr una estructura organizativa que permita sostener el proyecto en el tiempo.

Batería sanitaria y estación de lavado de manos en la comunidad San Juan Yaró, en el municipio de Waslala. Foto: WaterAid / Miguel Martínez.

Los proyectos se complementan con intervenciones de Arte Social para el Cambio de ComportamientoTM, enfoque de la Fundación One DropTM, con actividades como obras de teatro que abordan los comportamientos de tratamiento y almacenamiento en el hogar del agua para beber, y pago de tarifa; o la cocreación de un mural mosaico, proceso en el que también se reflexionó sobre el pago de la tarifa por el servicio de agua.

“No creímos que lo podríamos obtener [el sistema de agua potable]; cuando San Pablo tenía 24 familias, teníamos un sistema adecuado. La comunidad fue creciendo y el Huracán Félix [en 2007] lo terminó destruyendo. En ese momento comenzamos a tocar puertas para solicitar el proyecto, viendo la necesidad de nuestra comunidad. Queríamos volver a tomar agua de una llave y logramos con las visitas de WaterAid cumplir nuestro sueño; teníamos trece años sin agua potable”, Leoncio López Bordas, presidente del CAPS de San Pablo.

El Proyecto Nicaragua Rural, que beneficiará a 17 460 personas en tres municipios de la Región autónoma del Atlántico Norte del país, involucra a las comunidades en toda la vida del proyecto, como parte de su estrategia de implementación, basada en el modelo A.B·C para la SostenibilidadTM, de One Drop. Con ello busca la apropiación de los sistemas por parte de los usuarios, para garantizar su sostenibilidad. Estos proyectos surgieron durante los cabildos que realizan las alcaldías para escuchar las propuestas de los habitantes de la comunidad, reconociendo la necesidad de contar con un sistema de saneamiento y de agua potable, entre otras prioridades.

Oficina del Comité de Agua Potable y Saneamiento de la comunidad San Pablo, Puerta Cabezas. Foto: WaterAid / Miguel Martínez.

“[Acceder a agua y saneamiento] es una realidad y es un derecho que tenemos todos los nicaragüenses. Así logramos un proyecto organizados y agarrados de la mano, es un esfuerzo de la comunidad y las diferentes organizaciones, es un beneficio para los niños y niñas para dignificar y brindar salud a las personas. Es un sueño poder abrir una llave en la casa, con una sonrisa disfrutar el agua. Ya no es necesario viajar hasta la quebrada”, comentó Germán Vargas, alcalde del municipio de Waslala.

Uno de los retos que afronta el proyecto del Programa Lazos de Agua en Nicaragua es llevar el servicio de agua potable a población dispersas, como es el caso de San Pablo y San Juan Yaró. Dado que esto implica implementar proyectos con altos costos, los mismos se definen a través de una estrategia de alianza con comunidades, gobiernos locales y socios en las zonas de intervención. De esta manera, el Proyecto Nicaragua Rural responde a la gran demanda de acceso al vital liquido en el país, disminuyendo la necesidad de las mujeres de caminar grandes distancias para conseguir agua, en las que se ven expuestas a diferentes riesgos.

¡Comparte en redes sociales!
>